loading

Seguros de embarcaciones

Depende de las coberturas de la póliza. Se debe poner especial cuidado en esta cobertura, pues estos gastos pueden exceder con creces del valor de la embarcación. Es frecuente encontrar condicionados donde estos gastos están limitados hasta un tanto por ciento del valor venal de la embarcación. Este tanto por ciento es menor para el caso de remoción de restos que para el auxilio y salvamento.

Sí, es obligatorio. Así lo regula el Real Decreto 607/1999, Reglamento del seguro de Responsabilidad Civil de suscripción obligatoria para embarcaciones de recreo o deportivas. Ver

Deberá concertarlo el propietario de la embarcación o naviero, aunque también puede suscribirlo otra persona con interés de suscribirlo haciendo constar bajo qué título lo contrata.

Para garantizar la responsabilidad civil extracontractual en que puedan incurrir los navieros o propietarios de embarcaciones de recreo o deportivas (objetos flotantes destinados a la navegación de recreo y deportiva propulsados a motor, incluidas las motos náuticas, así como aquellos que carezcan de motor y tengan una eslora superior a seis metros), las personas que debidamente autorizadas por el propietario patroneen las mismas, así como aquellas otras que les secunden en su gobierno y los esquiadores que pueda arrastrar la embarcación, por los daños materiales y personales y por los perjuicios que sean consecuencia de ellos que, mediando culpa o negligencia, causen a terceros, a puertos o instalaciones marítimas, como consecuencia de colisión, abordaje y, con carácter general, por los demás hechos derivados del uso de las embarcaciones en las aguas marítimas españolas, así como por los esquiadores y objetos que éstas remolquen en el mar.

Este seguro es obligatorio incluso estando la embarcación atracada. Este seguro no cubre sin embargo los riesgos derivados de participación en regatas, pruebas, competiciones de todo tipo y sus entrenamientos, que deberán contar con un seguro especial para estos casos.

Navegar sin seguro de las embarcaciones, será considerada infracción grave de acuerdo con el Capítulo III, Título IV de la Ley 27/1992, de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.

El seguro obligatorio deberá incluir las coberturas de:

Muerte o lesiones corporales de terceras personas. (no está incluido el patrón o piloto, las personas transportadas que efectúen pagos para el crucero o viaje. Tampoco las que intervengan profesionalmente en el mantenimiento, conservación y reparación de la embarcación asegurada)

Daños materiales a terceros. (no está incluido ni los daños al tomador, ni al asegurado, al naviero o propietario, ni los daños sufridos por la propia embarcación, o durante su permanencia en tierra o durante su remolque.

Pérdidas económicas sufridas por terceros que sean consecuencia directa de los daños anteriores.

Daños a buques por colisión o sin contacto. (no están incluidos los daños producidos a embarcaciones y objetos remolcados, con el fin de salvarlos, y a sus ocupantes)

Tampoco están cubiertos por el seguro obligatorio los daños personales y materiales producidos por embarcaciones aseguradas que hubieran sido robadas o hurtadas.

El límite máximo de indemnización exigido por el seguro de Responsabilidad Civil es de 336.567€ con los siguientes sublímites:

Daños personales 120.202,42€ por víctima con un máximo de 240.404,86€ por siniestro.

Daños materiales y pérdidas económicas 96.161,94€ por siniestro.

El Real Decreto 849/1986, de 11 de abril que exige, para las embarcaciones con eslora superior a 4 metros que naveguen en embalses, el aseguramiento contra daños a terceros mediante póliza de seguros.

El seguro debe estar suscrito con aseguradoras españolas autorizadas o de la Unión Europea autorizadas a operar en España, salvo que se sea propietario o naviero extranjero, en cuyo caso podrán disponer de un seguro suscrito en otros países siempre y cuando el puerto de entrada o de salida sea español, y las coberturas tengan al menos el alcance de las descritas en el reglamento citado.

No, además en la póliza de seguro de tu embarcación, estará expresamente excluida esta eventualidad.

Se debe suscribir un seguro obligatorio para participación en competiciones. Además del seguro obligatorio anteriormente señalado, las embarcaciones que participen en regatas, pruebas, competiciones de todo tipo y sus entrenamientos, incluidos apuestas y desafíos, deberán suscribir un seguro especial destinado a cubrir la responsabilidad civil de los intervinientes (Art. 3.2. RD 607/1999, de 16 de abril).

El propietario o naviero, o asegurado con interés para ello, deberá llevar a bordo de su embarcación o poner a disposición de la autoridad que la requiera en el plazo de cinco días, el justificante del pago de la prima del período de seguro en curso, siempre que contenga, al menos, las siguientes especificaciones:

La entidad aseguradora que suscribe la cobertura.

La identificación suficiente de la embarcación asegurada.

El período de cobertura, con indicación de la fecha y hora en que comienzan y terminan sus efectos.

La indicación de que se trata de la cobertura del seguro obligatorio.

Deberemos manejar diversos conceptos para valorar la embarcación con los accesorios que formen parte del equipamiento específico para la navegación o sirvan de ayuda a la misma. No se consideran los efectos personales, víveres, pertrechos, vestimentas, aparejos de pesca y, en general, cualquier elemento que no forme parte del casco/máquinas o de los accesorios de la embarcación asegurada:

Valor a nuevo o valor de reposición a nuevo: el valor de compra de otra embarcación igual o de similares características. Se utiliza para embarcaciones nuevas.

Valor Real o venal: valor de mercado de segunda mano por la embarcación, en las condiciones de uso y desgaste de nuestra embarcación. Se usa si la embarcación no es nueva y está usada o de segunda mano. Equivalente al valor a nuevo menos las depreciaciones por uso, desgaste o estado de conservación.

Valor Asegurado: Se debe corresponder con el valor a nuevo de la embarcación, incluyendo el conjunto de casco, velamen, motores, accesorios, mástiles, arboladuras, aparejos, pertrechos y embarcación auxiliar.

Debemos tener presente que la aseguradora no indemnizará con más valor que el del valor venal de la embarcación salvo contratación con Cláusulas Inglesas. Ver la pregunta sobre las diferencias entre las cláusulas españolas y las inglesas.

En efecto, este es un problema de los seguros que llama la atención de los usuarios y profesionales. No es privativo de los seguros de barcos, y puede subsanarse en parte teniendo especial cuidado a la hora de contratar el seguro, fijándose en las cláusulas del contrato.

Viene determinada cuando el arreglo de los daños sufridos por la embarcación supera la Suma asegurada. El contrato determinará qué porcentaje en este. La importancia de esta declaración viene determinada porque tras la misma la aseguradora podrá optar entre tomar a su cargo el importe de la reparación, o podrá considerar el siniestro como pérdida total, limitando la indemnización al valor venal de la embarcación.

Los demás daños sufridos por la embarcación, es decir los de menor cuantía.

El ámbito es, salvo que se pacte otra cosa, cubierto por este tipo de pólizas es Aguas interiores y mar territorial de España, y países pertenecientes a la UE, Mar Mediterráneo y fuera de éstos, hasta 200 millas del litoral español y/o portugués, incluidas las travesías entre la Península Ibérica y las Islas Canarias. Más información en la siguiente pregunta.

Cláusulas españolas y cláusulas inglesas en el seguro de embarcaciones de recreo

Lo primero que cabría decir es que no hay unas cláusulas españolas, y sí unas cláusulas inglesas. En este post, el más solicitado referido a seguros de barcos por las preguntas dejadas en nuestra web miotrosegro.com, venimos a delimitar alguna de las diferencias entre las cláusulas inglesas y las cláusulas de los contratos que no se rigen por ellas, que en España venimos en denominar Cláusulas españolas, por diferenciarlas de las inglesas o I.Y.C. (Institute Yacht Clauses).

Mencionar cláusulas españolas es tanto como decir, riesgos nominados, es decir aquellos riesgos que se cubren mencionándolos expresamente, te cubro tal cosa que menciono, y no aquello que no menciono o nomino.

Las cláusulas inglesas, son lo contrario al concepto de riesgos nominados. Con las cláusulas inglesas se cubre todo lo que no se excluye. Si bien hay que decir que esto es sólo conceptualmente porque frecuentemente los contratos disponibles en el mercado asegurador, añaden, quitan o modifican las condiciones, porque incluyen coberturas distintas del seguro de daños, y al hacerlo incorporan un tipo de riesgos nominados que apareja la presencia de coberturas y de exclusiones.

Esto es así, porque las cláusulas inglesas se refieren únicamente a las coberturas de daños y de responsabilidad civil; es muy frecuente que en los contratos disponibles en el mercado se añadan coberturas como la asistencia en viaje o los accidentes personales, que nos son propias de las referidas cláusulas inglesas.

Otra diferencia relevante tiene que ver con la valoración de la embarcación. Con las cláusulas inglesas, ésta se realiza a valor convenido o a nuevo. No obstante, es posible encontrarse modificaciones a esta valoración en función de la antigüedad de la embarcación. En el producto de una especialista en seguros náuticos, Chartis, que calculamos en la web Seguro de embarcaciones de recreo, a partir del tercer año de antigüedad se utiliza el valor venal. Así hasta tres años la valoración se hace a valor de nuevo, y tras los tres años, a valor venal.

El valor venal es el valor de nuevo menos la depreciación por uso u obsolescencia. Los barcos de empresas de leasing pueden respetar valor de nuevo hasta cinco años. En general depende del asegurador, pero en realidad con ocasión de un siniestro se alcanza en la mayoría de las ocasiones el valor convenido.

Consulta cómo valorar la embarcación en esta misma sección.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostraste las ofertas de productos y servicios que se ajusten a tus preferencias, en base a un perfil elaborado a partir de tus datos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para encontrar más información sobre las cookies que usamos y cómo borrarlas, pulse el siguiente link ley de cookies.