Seguros de hogar

Esta reflexión es por desgracia habitual entre los consumidores, pero hemos de decirles que harían mal creyendo que un seguro No se necesita porque no cubra un daño de filtraciones que se te produce y que ninguna aseguradora cubre porque lo consideran falta de mantenimiento; o porque hayamos tenido la mala suerte de dejar la ventana abierta y que el agua de lluvia haya mojado nuestro parquet, o que hayamos tenido un atasco por falta de limpieza en el otoño de nuestro sumidero y el seguro rechace el siniestro, y tantos otros casos similares.

Un seguro de hogar se tiene, y esto conviene tenerlo presente siempre, No para esas pequeñas cosas, sino para no perderlo todo si se produce un incendio, o tener que hacer frente a una indemnización cuantiosa si se rompe una tubería o queda abierto un grifo y produces un gran daño a terceros que les obligue a hacer reparaciones cuantiosas, sustitución de muebles, y pernocta en hoteles mientras duran las reparaciones, a veces decenas de miles de euros que proteges por unos pocos cientos de euros de prima al año con el seguro de hogar. El error con las pólizas de hogar está en pensar que sirven para otra cosa que no sean esas catástrofes.

Naturalmente, hay pólizas caras que cubren todo tipo de cosas menores, incluso que se te caiga café sobre el sofá, pero no cuestan poco dinero precisamente.

La valoración de un inmueble utiliza reglas poco matemáticas. Podemos encontrarnos valoraciones diversas en función de quién la haga, un tasador de un banco para una hipoteca, un tasador por encargo nuestro para la venta, un perito en caso de siniestro.

Las aseguradoras nos solicitan un valor que debemos conocer a la hora de asegurar nuestra vivienda. Este valor será el valor de nuevo del inmueble: la cantidad que nos costaría la adquisición de una vivienda nueva igual o similar. Este valor está referido a los metros cuadrados construidos, pero no sólo, también a otros elementos de la propiedad. Elementos estructurales y edificio, Instalaciones fijadas al continente, Revestimientos, Servidumbres exteriores, Jardines e instalaciones deportivas, Trasteros, garajes, plazas de aparcamiento y anexos.

Al momento de asegurar una vivienda, cada asegurador estima en función de los metros cuadrados construidos y otros elementos si existen, cuál es el valor de nuevo de la vivienda. Nuestro consejo es aceptar esta valoración, aún a pesar de que la valoración varía entre unas aseguradoras y otras. Aconsejamos aceptarla para que la aseguradora renuncie a la aplicación de la regla proporcional (*) en caso de infraseguro en los capitales de continente, dado que habremos aceptado su valoración en el momento de la contratación. Artículos 10, 12 y 30 de la Ley 50/80 de contrato de seguro.

Todas las aseguradoras, si no se les dice otra cosa, realizarán, cuando se ha aceptado su valoración de capitales automática, una revaloración anual automática de los mismos. Así, los capitales y límites asegurados quedarán revalorizados en cada vencimiento siguiendo las fluctuaciones del Índice de Precios de Consumo que publique el Instituto Nacional de Estadística. Ine

Por último, y como regla general, el Continente, con ocasión de un siniestro, se tasará a coste de su reconstrucción y no se justipreciará según el valor real (es decir no se les aplicará pérdida de valor por uso).

(*) Fórmula que se aplica en la determinación de la indemnización. Cuando existe infraseguro (capital garantizado es inferior al valor real del objeto asegurado) se indemniza en la misma proporción que exista entre el capital asegurado y el valor real en el momento del siniestro Regla

Sí. Las opciones más caras de seguros de hogar de muchas aseguradoras incluyen cobertura de todo riesgo accidental. Normalmente se incluye una franquicia, cantidad a partir de la cual la aseguradora indemniza por el valor del daño.

Con la suscripción de esta garantía se cubren, además de los supuestos previstos en otras garantías, cualquier otra causa accidental que ocasione daños materiales y directos en los bienes asegurados dentro de la vivienda asegurada.

No obstante, debemos prestar atención a las exclusiones de la póliza que deseemos contratar que podrá incluir limitaciones del tipo:

a) Arañazos, raspaduras, desconchados, y otros deterioros de superficies.

b) Deterioro o desgaste inherente al uso de los bienes, o averías.

c) Daños por vicio de construcción o falta de mantenimiento.

d) Pérdidas, extravíos y sustracciones.

e) Cualquier daño material producido sobre joyas y dinero en metálico.

f) Daños causados por insectos.

g) Etc.

 

Los muebles de la cocina son considerados usualmente continente, pues se consideran instalaciones fijadas al mismo. Éstas se consideran revestimientos, que pueden ser mármoles, falsos techos, moquetas, entelados, pintura, estucados, maderas, espejos y otros materiales de recubrimiento adheridos a suelos, paredes o techos, armarios empotrados o de cocina y otros elementos realizados de obra.

No existe un seguro para empleadas de hogar definido como tal. Lo que no quita que se pueda contratar uno, que puede ser de accidentes, de salud, de jubilación, etc.

Para valorar qué seguros podrían ser adecuados para un empleado de hogar, al que su empleador quiere proteger paternalistamente, debiéramos observar qué dice el 'padre Seguridad Social' al respecto, y cuál es su acción protectora.

Una empleada de hogar dada de alta en la Seguridad Social goza de los aseguramientos como trabajador a que se refiere la Ley General del Seguridad Social.

Debe integrarse en este régimen el trabajador que realice servicios exclusivamente domésticos para uno o varios titulares del hogar familiar, siempre que estos servicios sean prestados en la casa que habite el titular del hogar familiar y que perciban un sueldo o remuneración de cualquier clase.

El encuadramiento dentro de este Régimen Especial, se efectuará dependiendo del número de horas trabajadas.

• Los empleados de hogar fijos: son los que prestan servicios para un solo titular del hogar familiar durante un tiempo igual o superior a 80 horas de trabajo efectivo al mes.

• Los empleados de hogar discontinuos: son los que prestan sus servicios para uno o varios titulares del hogar familiar, con carácter parcial o discontinuo, durante un mínimo de 72 horas de trabajo efectivo al mes, que han de realizarse, al menos, durante 12 días en dicho mes.

La Base y tipo de cotización de este Régimen Especial de Empleados de Hogar es Base: 748,20 Tipo: 22 , Cuota: 164,60€

(*) Servicio exclusivo y permanente: 18,3% (El/la Empleador/a) y 3,7% (El/la Empleado/a de Hogar). Cuando el empleado de hogar preste sus servicios de manera exclusiva y permanente para un solo empleador (en jornada superior a la mitad de la jornada habitual), será por cuenta del empleador el 18'30 por 100 y del empleado de hogar el 3'70 por 100, siendo el empleador el sujeto responsable del ingreso (incluso el mes de inicio de la incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo o descanso por maternidad).

Por el contrario, cuando el empleado de hogar preste sus servicios con carácter parcial o discontinuo a uno o más empleadores, será de su exclusivo cargo el importe total de las cuotas, así como durante la situación de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo o descanso por maternidad.

Las prestaciones que tiene aseguradas el trabajador encuadrado en el régimen de trabajadores del hogar y cotizantes son las siguientes (consultar sus peculiaridades en (Ver):

Asistencia sanitaria: En los mismos términos que los trabajadores del Régimen General.

Incapacidad temporal. En los mismos términos que los trabajadores del Régimen General pero desde el vigésimo noveno día, contado desde la fecha del inicio de la enfermedad o desde que se produce el accidente.

Riesgo durante el embarazo.: En los mismo términos que los trabajadores del Régimen General.

Riesgo durante la lactancia natural.

Maternidad.

Paternidad.

Cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave.

Incapacidad permanente: La prestación se concede con la misma extensión y en los mismos términos y condiciones que en el Régimen General de la Seguridad Social, con particularidades (Ver)

Lesiones permanentes no invalidantes.

Jubilación.

Muerte y supervivencia: Se reconocen las mismas prestaciones y en los mismos términos y condiciones que en el Régimen General de la Seguridad Social.

• Auxilio por defunción.

• Pensión de viudedad.

• Prestación temporal de viudedad.

• Pensión de orfandad.

• Pensión en favor de familiares.

• Subsidio en favor de familiares.

• Indemnización especial a tanto alzado, en los supuestos de accidente de trabajo y enfermedad profesional.

Prestaciones familiares:

• Prestación económica por hijo o menor acogido a cargo.

• Prestación económica por nacimiento/adopción de tercer o sucesivos hijos.

• Prestación económica por nacimiento/adopción de hijo, en supuestos de familias numerosas, monoparentales y en los casos de madres discapacitadas.

• Prestación económica por parto o adopción múltiples.

• Prestación no económica.

Prestaciones por desempleo (SPEE)

Servicios sociales (IMSERSO u órganos competentes de las Comunidades Autónomas con competencias transferidas).

Prestaciones del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI):

• Vejez SOVI.

• Invalidez SOVI.

• Viudedad SOVI.

Prestaciones del Seguro Escolar.

 

Depende del contrato y de la situación en que tengas contratada tu empleado del hogar.

Para protegerse de la responsabilidad de emplear al personal doméstico, en efecto, podemos acudir a la contratación de un seguro del hogar. Y básicamente nos encontramos ante dos posibilidades:

- Pólizas que excluyen como tercero para reclamar contra el asegurado al personal doméstico durante el cumplimiento de sus funciones.

- Pólizas que cubren las reclamaciones contra el asegurado, ante la jurisdicción ordinaria, formuladas por el personal domestico, como consecuencia de los daños corporales que pudieran haber sufrido en el desempeño de sus trabajos. Sin embargo, esta cobertura no será aplicable cuando dicho personal no estuviera dado de alta en la Seguridad Social.

Si no se tiene póliza, o se tiene pero no se cumple el requisito de tener al empleado dado de alta en la Seguridad Social, aún cuando esto no sea preceptivo por no tratarse de un empleado de servicio exclusivo y permanente, tal y como lo define la legislación de Seguridad Social, no tendremos forma de defendernos ante las reclamaciones que estos empleados puedan formular contra el empleador.

Por tanto, para protegerse de esta responsabilidad es preciso, contratar una póliza que cubra estas reclamaciones y dar de alta en Seguridad Social a nuestro empleado.

Esta pregunta se refiere a la cobertura de defensa jurídica que se haya presente en los contratos de daños o multiriesgos, normalmente supletorias o adicionales a otras coberturas que son principales en el riesgo.

Por regla general, si la cobertura principal del riesgo o póliza no está cubierta, o el asegurador ha rechazado su cobertura por las razones que fuera, la cobertura supletoria o adicional de defensa jurídica no actuará, por seguir la suerte de la primera, y depender de la cobertura de aquella para entrar en eficacia.

El IVA de las reparaciones que acomete una empresa o profesional como consecuencia de daños en el hogar, protegidos por una póliza de seguros multiriesgo del hogar, es del 7%, siempre y cuando cumpla con los requisitos establecidos por el artículo 91, 1, 2, 15 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido,  añadido a la misma desde el 01/01/2000 por la Ley 54/1999, de 29 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado.

Este tipo reducido del 7% se refiere a las reparaciones de albañilería realizadas en edificios o partes de los mismos destinados a vivienda, si el destinatario de la reparación es una persona física que utilice la vivienda para su uso particular o una comunidad de propietarios.

Si el destinatario de la reparación es la aseguradora, tributará por el IVA al tipo impositivo del 18% los servicios de reparación (fontanería, pintura y/o albañilería).

Los demás requisitos para que el IVA de estas reparaciones sea del 7% son:

- Que la construcción o rehabilitación de la vivienda a que se refieren las obras haya concluido al menos dos años antes del inicio de estas últimas.

- Que la persona que realice las obras no aporte materiales para su ejecución o, en el caso de que los aporte, su coste no exceda del 33 % de la base imponible de la operación.

 

 

 

Muchos asegurados de seguro de hogar desconocen que con ocasión de un siniestro de robo en el hogar, el perito va a exigirle pruebas de lo robado.

Muchos se llevan las manos a la cabeza cuando ante la falta de congruencia probatoria, es decir, que no se puede probar la preexistencia en el hogar de lo robado, el perito rechaza hacer frente a la indemnización, y con él la aseguradora.

¿Es legal tal actuación de las aseguradoras?

Hay que decir que sí. Que corresponde al asegurado la prueba de la preexistencia de los objetos.

El Artículo 38 de la Ley 50/50 de contrato de seguro, dice además que, el contenido de la póliza constituirá una presunción a favor del asegurado cuando razonablemente no puedan aportarse pruebas más eficaces.

Sin embargo, se debe ser muy cauteloso con esta presunción. Frecuentemente nadie realiza un listado pormenorizado de sus pertenencias en el hogar, cuyo valor total conforma el capital de contenido.

Cuando no se puede demostrar que tal objeto se encontraba en la casa, la presunción a que se refiere la ley puede jugar en contra nuestra.

¿Qué hacer para resolver esta situación?

Lo primero que cabría hacer es suscribir la póliza con cuidado. Justo lo que jamás te harán cuando la contrates con un banco. Ellos no están interesados en proteger tus bienes, sino los suyos, y el contenido no es uno de ellos.

Hacerlo con cuidado significa valorar adecuadamente todo nuestro contenido; ojo porque esta valoración no se debe hacer pensando en lo que nos pueden robar, sino en lo que se podría quemar por ejemplo.

Los ladrones no se llevan la ropa de cama, pero ésta ayuda a conformar el valor de contenido.

Nuestro consejo es fotografiar todo aquello susceptible de ser robado y que no podamos o tengamos dificultades luego en poder demostrar. Objetos comprados hace mucho tiempo, heredados, importados, etc. Fotografiarlos en el entorno en que se encuentran antes de su robo puede constituir una prueba de su preexistencia.

No se está obligado a pagar las subidas en la medida en que sucedan dos cosas:

1.- Si el incremento de prima estaba previsto en el contrato, siempre que renunciemos con la antelación de dos meses que marca el art. 22 de la ley 50/80 de contrato de seguro a renovar el contrato, u otro plazo que pueda indicar el contrato.

2.- Si el incremento de prima no estaba previsto en el contrato o el previsto se ha superado, por comunicación de nuestra oposición a la renovación y siempre que el asegurador nos hubiera notificado previamente las nuevas condiciones.

Si no lo hubiera hecho, podremos oponernos a pagar la prima incrementada debido al incumplimiento del asegurador de advertir de las nuevas condiciones en tiempo y forma.

Los seguros de vida o las coberturas de Hogar pueden desgravarse en la Declaración de la Renta dentro de la base máxima de deducción de 9.015 euros por la compra de la casa. ( Arts. 68.1 y 78.2 Ley IRPF; 55 Reglamento IRPF).

Es decir, todos aquellos Seguros de Vida Riesgo o de hogar, en los que se especifique a una entidad financiera como beneficiario de la póliza en caso de fallecimiento por el importe correspondiente a un préstamo hipotecario, permiten al tomador desgravarse la prima correspondiente en su declaración del IRPF, dentro de las deducciones por inversión en vivienda.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostraste las ofertas de productos y servicios que se ajusten a tus preferencias, en base a un perfil elaborado a partir de tus datos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para encontrar más información sobre las cookies que usamos y cómo borrarlas, pulse el siguiente link ley de cookies.